Una visa especial para los científicos que residen en Francia por más de 3 meses. Se tramita directamente en el Consulado pero se debe señalar por email a Campus France que desean tramitarla.

Esta visa está reservada a los titulares de un diploma equivalente, al menos al grado de Máster, y que vienen a Francia a realizar un trabajo de investigación o a dar clases a nivel universitario. Los organismos públicos o privados pueden acoger en el marco de este dispositivo a los estudiantes de doctorado, investigadores o docentes-investigadores que vienen a Francia a realizar una investigación o dar clases universitarias.

Permite a su poseedor, dentro de los dos meses que siguen su llegada a Francia, de solicitar la tarjeta de residencia temporal con la mención "científico". Cuando el estudiante de doctorado es reclutado dentro del marco de un contrato doctoral, el convenio indica su estatus de asalariado. 

El convenio de acogida es un documento administrativo que indica la naturaleza y la duración del trabajo encomendado al solicitante. Para la obtención de la visa de larga estadía científica, es necesario un certificado emitido por la prefectura y enviado al investigador por el establecimiento de acogida antes de comenzar su solicitud. Éste es visado después por el Consulado. 

El convenio de acogida es el único documento que justifica el motivo de la estadía, los recursos, el alojamiento y el seguro médico del científico. Este trámite se aplica al estudiante de doctorado siempre y cuando reciba una remuneración para realizar su trabajo de investigación, sin importar el tipo de contrato laboral: contrato doctoral, convenio industrial de formación por medio de la investigación (CIFRE) u otro.

La tarjeta de residencia que lleva la mención científica permite al poseedor adelantar sus actividades de investigación o de docencia en el marco del convenio de acogida. Esta tarjeta de residencia tiene una vigencia de un año y puede ser renovada. Debe solicitarse dentro de los dos meses siguientes a la llegada a Francia. Se cobra un impuesto de 300 euros cuando es otorgada.

Se permite un gran flexibilidad al terminar el primer año. Los investigadores extranjeros pueden conseguir la renovación por una duración superior a un año, pero que no puede exceder 4 años. Esta renovación toma en cuenta, entre otros criterios, la duración prevista o previsible del trabajo mencionado en el convenio de acogida. La Prefectura del lugar de residencia es el organismo competente.

Cuando el cónyuge y los hijos del investigador deben también residir en Francia, se recomienda que las solicitudes de visa correspondientes se realicen al mismo tiempo. A su llegada a Francia, al cónyuge del científico se le otorgará una tarjeta de residencia temporal llevando la mención « vida privada y familiar», que le da derecho a ejercer una actividad profesional.