Efectuar una corta estadía de estudios en Francia: algunos consejos para alojarse.

El alojamiento por un período corto

Entre las fórmulas de alojamiento temporal que se presentan como una excelente oportunidad está alojarse en familia de acogida. Las residencias universitarias del CROUS cuentan a veces con cuartos disponibles durante los meses de verano: puedes pedir información al CROUS de tu ciudad de destino. De la misma manera, las residencias estudiantiles privadas permiten cortas estadías.

Encontrarás en las fichas de alojamiento por ciudad, varios contactos de hogares, hoteles o albergues juveniles que te podrán acoger a tu llegada.

Por último, si deseas tomar un curso de francés antes de empezar el año universitario, cabe señalar que casi todos los centros de formación de francés lengua extranjera disponen de un servicio de alojamiento que podrá ofrecerte diferentes fórmulas de alojamiento durante este período.

El alojamiento en familia

Adaptada a cortas estadías, esta fórmula permite arrendar un cuarto en la casa de un familia. Es regularmente utilizada por estudiantes que toman un curso de francés durante un período corto. Permite compartir la vida de una familia e impregnarse más rapidamente de la lengua y la cultura francesa, lo que constituye una buena introducción a una estadía de estudios en Francia.

Con frecuencia, a solicitud de los estudiantes que se inscriben a sus cursos, los centros de formación de francés lengua extranjera pueden reservar con anterioridad este tipo de alojamiento en una familia seleccionada.

Existen también agencias especializadas para contactar familias de acogida, por ejemplo:
www.sejoursfrancefamille.fr

Otras direcciones figuran en las fichas alojamiento por ciudad.

El costo de la semana en París varía generalmente de 200 euros (desayuno incluído) a 300 euros (incluyendo desayuno y cena). Es menos elevado en las ciudades de provincia.