En Francia, así como en otros 15 países de la Unión Europea (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Grecia, Eslovenia, Chipre, Malta, Eslovaquia), la moneda es el Euro.

Los estudiantes internacionales pueden abrir una cuenta de "no residentes" (en Euro o en otra divisa) o de "residente" (igualmente en Euro o en otra divisa) si el tiempo de estadía lo justifica.

Puede ser útil preguntar a tu banco habitual si está asociado a una red bancaria francesa, lo que puede facilitar la apertura de una cuenta (a veces antes de tu llegada a Francia) y las transferencias.

El RIB (Relevé d’Identité Bancaire), que te entrega el banco cuando lo solicites, es en general necesario para cualquier pago o retiro externo en su cuenta bancaria (pago de nómina, autorización de transferencia automática de tus cuentas...).

Las principales tarjetas bancarias (Visa y Mastercard) son aceptadas por la mayoría de los comerciantes franceses, regularmente a partir de 15 euros. En todos lado hay cajeros automáticos. Los pagos en efectivo se hacen exclusivamente en euros.

En Francia, se utilizan cada vez menos los cheques y los comerciantes muy rara vez aceptan los cheques de bancos extranjeros.